Análisis StarCraft II "Legacy Of the Void"

 RECONQUISTA AIUR CON LA FLOTA DE LOS PROTOSS 

Estábamos ansiosos de recibir la tercera entrega de este gran juego de estrategia que es Starcraft II, y sin duda, esta vuelve a estar a la altura de las demás.

Comenzamos por darte una buena noticia. Si eres nuevo en Starcraft II, y esta expansión te atrae, no hay problema alguno, porque es una expansión independiente (aunque recomendemos jugar a la saga completa para disfrutar plenamente de la historia), es decir, que solo adquiriendo Legacy of the Void podréis comenzar a jugar.

Si comienzas por esta y luego quieres jugar a los demás, los otros juegos son StarCraft II: Wings of Liberty o Heart of the Swarm. Starcraft II parece ser que llega a su fin, y lo ha hecho con una gran expansión que seguro te gustara.

No pienso que siquiera Blizzard allá, a finales de los noventa, cuando publicó el primer Starcraft hubiera llegado a pensar que hoy aún tiene tantos seguidores, que sigues sacando nuevas opciones y mejoras, y encima que cuenta con una comunidad de jugadores tan brutal. Aunque cueste pensarlo, la fórmula del primer juego, y la sencillez con la que se presenta todo aún sigue funcionando. Legacy of the Void es bastante continuista respecto a otras entregas y lo mejor de todo es que nos sigue gustando.

Una nueva campaña se añadirá a nuestro juego, en la cual nos meteremos en la piel de Artanis, jerarca de los Daelaam para tomar el mando de la Lanza de Adun, un arca de protoss capaz de alterar el curso de cualquier batalla. Unificaremos la raza protoss para recuperar su planeta natal, y derrotar a un nuevo mal, un mal ancestral que no desea otra cosa que aniquilar la vida por completo Desde el primer momento que iniciamos el juego nos meteremos de lleno en esta profunda historia, donde habrán caras conocidas y nuevas, y donde disfrutaremos del juego paso a paso, para más inri, Blizzard ha querido comenzar fuerte, y con acción, y esto se hace notar desde el primero golpe de ratón.

Los jugadores de Starcraft tenían claro que con esta nueva expansión el juego volvería a tomar otro rumbo, y se añadirían nuevas características. Pues deciros que ahora contamos con el modo Arconte, nuevas misiones cooperativas y nuevas unidades multijugador, no solo para los protoss, sino para cada una de las facciones. Con este nuevo modo Arconte, lucharemos en un mapa de dos contra dos. Cada grupo tomará el control de una base administrando los recursos y tropas entre los dos, y deberán montar sus estrategias para ganar al otro equipo.

Las nuevas misiones cooperativas son la excusa perfecta para jugar con un amigo. Se nos plantearán distintos objetivos como comandantes de manera que cada uno aportará sus habilidades únicas, incluidos los bonus y mejoras. Como he nombrado, cada facción contará con nuevas unidades en el modo multijugador.

 Los zerg tendrá al merodeador (criatura clásica de StarCraft Brood War) que hará aparecer espinas dorsales del suelo para atacar a los enemigos; los terran añaden a su lista el liberador, una nave de combate fuertemente armada con lanzamisiles y con la capacidad de transformarse en una plataforma aérea fija; y finalmente los protoss añaden una arma, el disruptor con lo que podrán generar descargas de energía que aniquilar a los enemigos de tierra.

En el apartado técnico no hay mucho que decir que no se sepa. La fórmula que ya tenía Starcraft II funcionaba muy bien, y sigue funcionando en esta expansión. Unas cinemáticas cinematográficas, unos personajes y escenarios muy muy cuidados, y un diseño de todo lo que rodea el juego exageradamente bueno. ¿Qué es lo que más gusta de este apartado? Que viendo solo una imagen, lo asociamos rápidamente con el primer juego. Que viendo cualquier unidad la encajamos con el primer juego. En definitiva, que los gráficos se han adaptado a los nuevos tiempo pero nos han dejado esa esencia que tiene la saga.

Aunque el juego cuenta con un montón de opciones para jugar en modo online, incluye desde ahora mejoras en el modo multijugador con los torneos automatizados. Una forma de tenernos continuamente jugando, y compitiendo con otros jugadores para demostrar nuestra valía.
Siempre Blizzard piensa en nosotros, y por ello el juego nos llega íntegramente en castellano, tanto textos como audios. Y como siempre con ese cuidado que siempre ponen para que las voces y traducciones queden correctamente encajadas y nos ofrezcan una calidad perfecta para disfrutar de todos los momentos que ocurren en el juego.

Si no te conformas con jugar a Starcraft, y eres jugador de Heroes of the Storm, estas de suerte, porque te regalaran a Artanis. Si te decides por la Digital Deluxe Edition, obtendrás una mascota de duelo arconte para World of Warcraft, una veloz montura vaina del vacío para Heroes of the Storm y un dorso de carta con temática protoss para Hearthstone: Heroes of Warcraft.

Y para completar, una edición disponible solo en formato físico, la Collector’s Edition, que no solo incluye todo lo que trae la edición Deluxe Edition, sino que además viene con una edición especial del manual de campo de tapa dura a todo color de StarCraft, un DVD repleto de vídeos y características especiales y una banda sonora en CD.

Conclusión:

Starcraft II Legacy of the Void no solo es una expansión más. Además de una completa y cuidada nueva historia, nos trae un modo nuevo, personajes para cada facción y eventos continuos en el modo multijugador. Para los seguidores del juego es una expansión obligatoria, y si no lo has probado ninguna vez, este es tu momento porque además es una expansión totalmente independiente del juego completo.