Análisis Dirt Rally

Prepárate para hacer tuya la carretera

 

Si fuiste jugador de antaño de esta saga reconocerás el titulo con facilidad y a la vez verás un modificado juego que se ajusta a los tiempos en los que estamos, ahora solo queda ver si rinde como su antecesor lo hacía, ¿Preparado?

La saga DiRT hasta el momento ha sido más bien de modalidad arcade, pero esta vez Codemasters ha querido volver a la simulación pura y dura, lo que los fans tanto pedían, pero que quizá cueste un poco a los novatos, sin embargo no os preocupéis, pues con algo de tiempo y practica lograréis controlar los caminos de tierra y nieve.

Respecto a la anterior entrega han reconstruido totalmente la simulación física y los modelos de conducción para capturar el sentimiento de cada coche en particular, mientras se deslizan a toda velocidad por diferentes superficies en condiciones variadas.

Recomiendo empezar por el Modo Trayectoria, en el que tras cumplimentar nuestros datos podremos disputar pruebas con diversas etapas cada una, desde tierra o nieve hasta por asfalto. Como en los Rallyes reales el tiempo total es la suma de todas las etapas. Dentro de este modo hay varias opciones para elegir, aunque tendremos que ir comprando coches para poder disputar todo lo que deseemos.

Al comienzo de cualquier carrera y del modo que sea tendremos la opción de modificar nuestro coche para ajustarlo al terreno en el que vamos a correr, desde el reglaje de motor, suspensión, dirección, etc., pero en lo que más notaremos la diferencias con las anteriores entregas de DiRT es en las físicas y el manejo del vehículo.

Las físicas están impresionantes, pero no solo en los desperfectos del coche, sino por ejemplo en las reacciones del barro o el agua, y respecto a la conducción, por que como ya hemos dicho, en este nueva entrega estamos ante un juego puro de simulación, donde pisar un poco de más o de menos el freno, girar donde o cuando no debemos o acelerar demasiado puede sacarnos de la carrera o destrozar nuestro coche, pero si tenemos suerte no será el fin de la carrera, pues si hemos contratado al equipo de ingenieros, entre las etapas nos dejarán el coche listo para competir otra vez (siempre dentro de lo razonable. Si el coche está destrozado no hay nada que hacer, que son ingenieros no magos). Otra de las cosas que tiene para ayudarnos a superar las carreras es que como en los de la vida real tendremos una selección de asistencias como el control total de tracción o el ABS.

Contaremos con una serie de desafíos diarios, semanales y mensuales contra gente de todo el mundo, pero sin tener que estar conectados online al mismo tiempo. Por supuesto también tendremos temporadas de Rally, donde competiremos para ascender en el pódium. De la misma forma podremos competir en carreras multietapa o sencillos contra los tiempos de la IA. No hay hueco para los débiles. Muchos estarán acostumbrados a una función, una opción casi obligatoria hoy en día en todos los juegos de coches, algo que hace que un brutal golpe quede fácilmente olvidado.

Pues aquí olvidaros del modo retroceso, del rebobinado, si caéis por un barranco, si reventáis la rueda derecha delantera, si el motor esta en las ultimas por un choque, tendréis que acarrear con ello, si no ganáis haber tenido más cuidado, o siempre podréis volver a realizar la carrera pero nada de segundas oportunidades, y esto es algo que gusta y ayuda a mejor nuestro sistema de conducción porque sabemos que un fallo nos acompañara hasta la línea de meta.

Si hablamos de los vehículos, contamos con más de cuarenta coches, todos los clásicos que teníamos en su versión primera, aunque echamos en falta alguno de los más modernos como el Volkswagen Polo. El sistema de conducción es realmente bueno, no solo contamos con las físicas del vehículo sino que el tipo de terreno será importantísimo a la hora de tomar cada curva o en cada frenada. ¿Y qué hay de especial? Hasta ahí no demasiado pero al querer ser más simulador que nunca, la configuración del coche será crucial para competir.

Desde el motor, al tipo de neumáticos pasando por la suspensión, todo será importante y cada parte jugaré su papel. Los gráficos no son de lo mejorcito que podemos encontrar. Si es cierto que se recrean todos los escenarios con bastantes detalles pero tal vez le falta un poquito para llegar a ser muy buenos.

Lo que si me ha gustado bastante, y seguro que vosotros os gustará, son las repeticiones después de una carrera, porque estas no solo se limitarán a mostrar el recorrido sino que ira haciendo un juego de cámaras y de vistas del entorno que hará que disfrutemos con ellas y que no queramos perdernos ni una de estas. Además, verlas siempre es ventajoso para ver nuestros puntos fuertes y nuestros fallos, de manera que en posteriores carreras mejoremos nuestro rendimiento en la conducción.

Respecto a las ubicaciones, contaremos con grandes, coloridos y apetecibles entornos por todo el mundo, desde Alemania a Filandia, pasando por Suecia, Grecia, Gales y Montecarlo. Lo mejor de todo esto es que los desarrolladores han tenido un gran cuidado detallando cada entorno, cada escenario e incluso habiendo viajado a los lugares para copiarlos lo mejor posible y así hacernos sentir realmente compitiendo en cada uno de ellos. Respecto al audio, somos afortunados porque nos llega completamente doblado al castellano. Un poco serio y una voz bastante seca la de nuestro copiloto pero al menos sabe hablar español.

Conclusión:

Dirt Rally lo recomiendo para los amantes de este género. Van saliendo algunos juegos del género pero este sin duda es el más ‘clásico’ y a la vez interesante que podemos encontrar. Tanto si quieres jugar unas partidas como si eres de los que le gusta customizar su coche para usar a la máxima las posibilidades del vehículo. Difícil al principio pero placentero una vez le cogemos el truco.