Análisis Mad Max

   

Nuevamente nos encontramos ante un juego basado en una película, en este caso Mad Max, aunque no se basa en esta su historia, sino que solo en su escenario, pero ¿habrá conseguido pasar de largo el lastre que han tenido todos estos tipos de juegos?.

 

En este caso Avalanche Studios se ha decidido por el formato Sand Box para el juego de Mad Max para poder aprovechar al máximo el páramo que podíamos ver en la película, pero desgraciadamente, aunque nos encontramos ante un buen juego, no ha dado todo lo que podía dar de sí.

Empecemos por los escenarios, que sobre todo las zonas desérticas son espectaculares. Se nota que es en ellas donde más se han esmerado. Por lo general si piensas en el desierto se te viene a la cabeza un mar de dunas y poco más, pero en este juego los escenarios y las vistas son preciosas, sin embargo no ocurre lo mismo con las estructuras que nos encontraremos en el páramo que son pocas y bastante repetitivas teniendo muy pocas variaciones, o con el diseño de personajes que son poco detallados y variados.

Otro de los puntos fuertes de los juegos suele ser el guion que es lo que le da carisma a un juego (además de los personajes, claro está). Pero en este caso, y supongo que abrazando la película, el argumento no tiene demasiado peso centrándose prácticamente en la acción. Las misiones son bastante repetitivas y a la que hayamos avanzado un poco en la historia se nos pueden hacer incluso pesadas en algunos momentos. Si bien tenemos unas cuantas escenas cinematográficas muy sobresalientes, son principalmente para presentar a algún personaje y de poco peso en la historia, que pasa a un segundo lugar frente a la exploración del páramo.

Para ello necesitaremos nuestro vehículo que cabe decir si está muy bien desarrollado con su propio árbol de evolución que lo convertirá de un simple coche con pocas opciones al principio a una fortaleza ambulante a medida que lo desarrollemos. Para ello necesitaremos chatarra que encontraremos una vez más, explorando el páramo. La conducción es muy arcade y sencilla y con un buen sistema de físicas.

La exploración nos servirá para distintas cosas, como ya hemos dicho, para encontrar chatarra para nuestro vehículo (que también servirán para mejorar a nuestro personaje junto con la Griffa) y combustible, también podremos encontrar agua que nos servirá para recuperar vida. Y por supuesto las estructuras donde encontrar enemigos y armas (las cuales van escasas de munición), así como los globos para descubrir el mapa (al más puro estilo Assassin’s Creed o Far Cry). Pero no todo es exploración en el yermo, también tendremos un montón de actividades secundarias como las carreras y otras actividades que nos ocuparán mucho de nuestro tiempo y aumentaran las horas de juego considerablemente.

El peso del juego quisieron dárselo a la acción, y como hemos dicho, la que transcurre en el vehículo está muy conseguida, sin embargo cuando vamos a pie flaquea un poco. Con enemigos bastante repetitivos, con una IA bastante pobre y un estilo de combate al más puro estilo Batman pero que no han conseguido darle la fluidez y la calidad del mismo.

En principio se planteó el juego como de supervivencia, pero una vez que lo hemos experimentado, está se ha quedado prácticamente en nada. Si bien es cierto que necesitaremos agua para recuperar vida y combustible para poder seguir moviéndonos por el yermo, esta no es demasiado escasa, pudiendo encontrar fácilmente ambas, además tendremos el viaje rápido activo siempre, lo que es otra cosa que quita el aspecto de supervivencia (aunque se agradece cuando ya llevemos muchas horas de juego y estemos cansados de hacer una y otra vez lo mismo).

Respecto a la escasez de la munición sí que podremos tener problemas si no controlamos nuestros impulsos de disparar a todo lo que se mueva. Por último, destacar para los hispano parlantes, el juego no ha sido doblado al español, dejándonos con las voces originales y subtitulado al castellano, y dada las dos vertientes que hay actualmente sobre este tema os dejo a vuestra elección si esto es algo bueno o malo.

Conclusión:

En definitiva un juego que si bien nos puede dar entre 30 y 40 horas de diversión puede acabar siendo repetitivo (como la mayoría de Sand Box del mercado). Hubiese sido muy diferente si la historia hubiese tenido más peso, pero parece que la maldición de los videojuegos basados en películas se cumple, aunque no le ha afectado totalmente, si ha hecho su mella en él.