Analisis Assassin's Creed Origins

 

Un Egipto digno de sentirlo, de vivirlo, de recorrer hasta su último rincón con este nuevo juego que nada tiene que ver con lo visto en la saga, Assassin's Creed Origins marca un antes y un después.

La acción se desarrolla en el año 49 a.C. en el Antiguo Egipto, un mundo de 3000 años de historia, en un momento crucial no solo de la historia de Egipto, sino también de la historia de la humanidad. Egipto se encuentra en el punto álgido de su grandeza, pero al mismo tiempo en el comienzo de su decadencia. El país se tambalea, está dividido y desfigurado por las luchas internas por el poder que auguran un futuro incierto para el reino. La línea de los faraones pronto llegará a su fin, los Dioses Antiguos morirán y el estilo de vida egipcio cambiará para siempre, nacerá la Hermandad de Asesinos y nosotros veremos llegar todo desde los ojos de Bayek.

Curiosamente lo más flojito sea la historia, no queriendo decir esto que sea mala ni mal contada pero son tan buenos los otros apartados que alguno tenía que quedarse por debajo. Y la duración supera a todas las anteriores rozando la treintena de horas.

Los entornos que nos encontraremos serán variados aunque no salgamos de Egipto, ya que visitaremos oasis en medio del desierto, las tumbas de Giza, el mar y muchos más. El apartado grafico en la saga siempre  ha sido bueno, y este juego sigue con la línea, mejorando al anterior, representando todos los entornos de manera única.

Otro detalle es que ahora si vale la pena explorar todo y recoger todo lo que encontremos. Con un solo toque de botón haremos un barrido que nos dirá que objeto podemos saquear para con ello sacar dinero o crear nuestro propio equipo. Pasaremos mucho rato saqueando todo y enemigos que además esta implementado de una forma sencilla y muy eficaz con lo que no perderemos tiempo y nos apetecerá seguir saqueando por todos lados.

 

Los enemigos tendrán su nivel por lo que os aviso que si os sacan más de dos niveles mejor volver después. Está bien pensado porque podremos acceder a donde queramos y buscar lo que sea, siguiendo la historia a nuestros ritmo y como nos apetezca pero la restricción la marcan los niveles de los enemigos que si miramos el nivel de las misiones ya sabremos que nos vamos a encontrar.

El género de juego ya no es el mismo. No estamos aunque un juego de exploración y acción, ahora se le suma un toque rolero porque nuestro protagonista irá subiendo de nivel con cada cosa que hagamos. Esto es interesante porque dispondremos de un completo árbol de habilidades desglosado en tres grandes ramas para mejorar el personaje a nuestro gusto y en el orden que más nos interese. Las armas serán muchas, y en este juego más que nunca serán muy importantes porque ahora nuestro personaje depende más de ellas. Tendremos de distintos tipos y podemos comprarlas, crearlas o robarlas. Además contamos con un sistema de caza que será necesario para mejorar el equipo y cumplir algunas de las misiones que se nos proponen. Con todo esto han conseguido que una vez cojas el mando acabes totalmente enganchado al juego a los diez minutos, queriendo siempre hacer una misión más, o llegar a un nuevo punto del mapa.

El sistema de combate es mejor, mucho más adictivo y han cambiado hasta los botones que usamos. Ya nada será lo mismo. Al minuto de comenzar pararemos el juego y cogeremos la caja para ver la portada y asegurarnos de que estamos jugando a un Assassin’s Creed porque no os lo creeréis. El juego cambia en todo, y el sistema de combate más que nada. Los combates son más interesantes, los enemigos no nos dejarán respirar luego tendremos que movernos mucho o correr para escondernos y el nivel de estos hará que la dificultad nunca se quede por debajo de lo deseado.

Se acabaron los grandes pateos a los mapas en búsqueda de cosas. En el mapa, iremos viendo las misiones y objetos que tenemos que buscar o realizar, pero no hará falta que recorramos una zona para encontrar el punto exacto, ahora tenemos una amiga que lo hará por nosotros, un águila. El águila sirve para explorar, para buscar y finalmente para marcar puntos, de manera que no daremos vueltas ni tardaremos tanto en llegar a los sitios porque este amiguito hará ese trabajo desde el cielo. Realmente ha sido una mejora muy buena porque nos podemos centrar más en el sigilo por ejemplo cuando estemos en zonas despejadas, ya que con el águila iremos buscando y marcando enemigos además del mejor camino para llegar hasta nuestro objetivo. Encima dispondremos de monturas por todos lados, está muy chulo darte una carrera en camello por antiguas tierras de Egipto. Y por si fuera poco, cuenta con una gran novedad. Si tenemos marcado un objetivo cuando nos montemos en alguna montura, podremos decir que nos lleve sin tener que hacer nada nosotros ¿Qué os parece? Con estas grandes facilidades será difícil decir que no a  hacer cualquier tipo de misión aunque haya que recorrer el mapa de punta a punta.

Respecto a la forma de mostrar el mapa también nos encontraremos con un notable cambio. Estamos acostumbrado en la saga a ver un minimapa siempre con nosotros en la pantalla de manera que muchas veces no necesitamos entrar en el mapa completo para ver que tenemos alrededor. Esto se muestra de manera distinta en Assassin’s Creed Origins. Al igual que veíamos en otros juegos del género el mapa será una barra que irá cambiando de color además de ir orientándose con nuestra posición en el mapa de manera que nos irá guiando donde esta cada punto sin tener que quitarnos visibilidad en la pantalla. Es posible que este cambio no le guste a mucho pero ciertamente se gana espacio en pantalla.

 

Hablemos del Seasson Pass porque sabemos que lo tiene. Con este aumentaremos las horas de juego y contiene dos expansiones de la historia del juego que se lanzarán en enero y marzo de 2018, así como un par de packs ornamentales, 500 créditos Hélix y una exclusiva arma inusual llamada Hoja de la Calamidad. Se puede adquirir por separado del juego pero viene en la edición Gold Edition de Assassin’s Creed Origins.

Si os habéis quedado con ganas de profundizar aún más en la historia de Bayek teneis la ocasión de explorar su pasado con Assassin’s Creed Origins – Desert Oath, una precuela ambientada en el año 70 a.C., años antes de los acontecimientos del juego. La novela sigue a un Bayek adolescente dejando su Siwa natal en busca de su padre desaparecido, que ha abandonado la aldea de forma repentina y sin explicación alguna.

Assassin's Creed Origins rompe todas las reglas establecidas en la saga para traer un juego rolero con infinidad de mejoras jugables. Un sistema de combate muy bueno, unos gráficos espectaculares, arboles de habilidades, subida de niveles para nuestro personaje y muchas cosas más. Todo esto hace que ACO será posiblemente uno de los mejores juegos que nos encontraremos este año. 

0
0
0
s2sdefault